«

»

Oct 20

LA NECESIDAD DE TENER UN SEGURO

Obtener un seguro es un trámite que le garantizará confianza y un apoyo futuro en caso de necesitarlo. Existen muchas empresas aseguradoras con diferentes tipos de seguros que responden a las necesidades reales y futuras del cliente que lo solicite, eso lo conocemos todos o casi todos. El asunto está en que no siempre se tiene la total certeza de necesitar un seguro que esté acorde a los requerimientos o necesidades personales, familiares o de la empresa.

br />


Como es lógico, para orientar a quien necesita asegurarse de qué tipo de seguro es el que mejor se ajusta según sus necesidades, las firmas aseguradoras y las Asesorías Jurídicas con abogados y técnicos plenamente capacitados para ese tema, pueden indicarle el camino a seguir para no incurrir en gastos innecesarios en pólizas de seguros que no le servirán a sus exigencias.

El seguro de vida es necesario para todos inclusive aún antes de nacer. Ya estando en el vientre materno, y antes aún, un buen seguro de vida estará garantizando que su salud y la de su familia pueda tener un desenlace feliz cuando de apoyo financiero se trate. Por otra parte cuando se tiene un negocio propio con el respaldo de una buena póliza de seguro esta le puede sacar de apuros cuando algo que ocurra ajeno a su responsabilidad atente contra sus activos y de hecho contra su empresa.

Al asegurar su vivienda con la póliza de seguro correcta estará garantizando no quedar sin techo en determinados e inevitables momentos de la vida como puede ser un incendio sin responsabilidad del asegurado, un desastre natural y otros aspectos que pueden estar recogidos en el contrato de seguro. Este tipo de seguro es de suma importancia cuando el inmueble objeto está sometido a contratos de alquiler.

Todo el que tiene un auto debe tenerlo asegurado y sobran las explicaciones para indicar lo conveniente de esta modalidad aseguradora.

Qué es el Seguro según lo define el Derecho

El Seguro no es más que un contrato en virtud del cual, una de las partes, denominada asegurador, se obliga frente a otra, tomador del seguro, que puede coincidir o no con el asegurado, a cambio del pago de una cantidad determinada, denominada prima, a cubrir los riesgos que puedan afectar tanto su persona como sus bienes o derechos, pagando una indemnización, consistente en un capital o una renta, o satisfaciendo alguna otra prestación prevista en el contrato, al ocurrir el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura.

Con los seguros de personas se protegen a los individuos contra las pérdidas económicas producto de riesgos que los pueden afectar como seres humanos, es decir, contra la muerte prematura, enfermedad o vejez. Cuando el seguro es sobre daños o bienes la empresa aseguradora se obliga, como contraprestación al percibo de una prima pagada por el asegurado según se contrate, a indemnizarlo en la cuantía de los daños sufridos y hasta el valor de la suma asegurada, al ocurrir el siniestro previsto en el contrato.

 Las aseguradoras brindan a la sociedad un tremendo servicio protegiendo contra pérdidas económicas a las personas y a las empresas y con sus dos formas fundamentales en la actividad aseguradora, seguros de daños y seguros de personas, se trata de satisfacer exigencias altamente calificadas relacionadas con los servicios financieros que prestan las aseguradoras.

Las Respuestas a Comentarios pueden demorar 72 horas pero serán dejadas en su correo electrónico antes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies